CAPACITACIÓN CONTINUA, LA EDUCACIÓN NUNCA TERMINA!

Desde muy temprana edad tuve la suerte de saber a lo que me dedicaría cuando sea grande, miraba muchas películas y siempre pensaba acerca de como realizaban las tomas y los efectos especiales. A la edad de 15 años mi padre me compró mi primera videocámara, una Panasonic M9000, que trabajaba con cintas VHS, de inmediato intenté replicar los planos y efectos que veía en las películas.

Luego se presentó la oportunidad de realizar mi primer trabajo como videógrafo, fue una fiesta costumbrista en la ciudad de Lima, Perú, que duró tres días. No recuerdo cuanto fue el pago, pero sí el empeño que puse para obtener «los mejores ángulos», como se decía en aquella época.

Conforme pasaba el tiempo sentía la necesidad de seguir aprendiendo acerca de este lindo arte. Me fui capacitando en diferentes escuelas e instituciones, fue entonces que decidí incursionar en el mundo de las bodas.

Empecé en las bodas acompañando a grandes fotógrafos de quienes aprendí muchas cosas. Luego siguieron los workshops, a los cuales les debo el criterio y la capacidad para capturar la emoción del momento.

Hoy en día tengo la suerte de ser amigo de algunos de estos grandes maestros, quienes me siguen aconsejando acerca de como seguir mejorando en esta capacitación continua y con este sueño que tuve desde muy temprana edad.

Paralelamente a las bodas vengo realizando trabajos documentales y de publicidad junto a grandes amigos de los cuales también aprendo mucho!.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp